Objetivos profesionales – 30 ejemplos y cómo definirlos

Krista Krumina 7.04.2022
0
career goals examples

¿Has definido tus objetivos profesionales? De lo contrario, ponte a ello.

Como dice el dicho, ”si no vas hacia delante, vas para atrás”. Por eso, tener claras tus metas laborales es una forma de asegurarse que tienes un propósito a cumplir para seguir adelante en tu carrera profesional.

¿Qué son los objetivos profesionales?

“Los objetivos profesionales (alias. metas laborales o metas profesionales) son enunciados que describen cómo planificar tu progreso en tu carrera.”

Un objetivo profesional se puede entender como una forma de crecimiento personal para mejorar tu situación actual, como un hito que esperas alcanzar en tu profesión, o como un punto y a parte en tu carrera; por ejemplo, un cambio radical de profesión.

Hay dos tipos de metas profesionales – metas a corto plazo y metas a largo plazo.

Aunque no hay una definición aceptada de “corto plazo” y “largo plazo”, vamos a asumir que los objetivos a corto plazo son objetivos que se pueden alcanzar en el período de un año, y todos los demás son a largo plazo.

Cómo definir tus objetivos profesionales

La clave para definir unas metas profesionales que sean accesibles es planteándolas de forma inteligente (del acrónimo “S.M.A.R.T.” en inglés). Así pues, las metas inteligentes o “SMART goals” han de ser:

S – Specific (Específicas)

Hay una gran diferencia entre una meta profesional que dice “Quiero ganar más” y una que dice “Quiero ganar $80.000 al año”. Ser específico con lo que se quiere alcanzar aumenta las posibilidades de éxito.

M – Measurable (Medibles)

Cuando te plantees tus objetivos profesionales, ten en cuenta cómo vas a medir tu progreso y tu éxito. Si quieres ganar más dinero, ¿cuánto más exactamente? Si quieres tener más tiempo libre para disfrutar de tus intereses personales, ¿en cuántas horas a la semana se traduce eso?

A – Achievable (Alcanzables)

Por muy bien planteadas que estén tus metas profesionales, los problemas siguen existiendo. Así pues, es importante que sean flexibles, tanto en el tiempo para alcanzarlas como en aquello que se quiere alcanzar en dicho tiempo.

R – Realistic (Realistas)

Es bueno soñar a lo grande, sin embargo, un ejemplo clásico para desmotivarte es definir objetivos profesionales que son imposibles de alcanzar.

T – Timely (Oportunas)

Tanto las metas a corto plazo como a largo plazo deben tener sentido al cabo del tiempo. ¿Aprenderías Francés solo para irte una semana de viaje de negocios a Francia? Sin embargo, si aprender Francés te permitiera convertirte en gerente empresarial, esto sería otra historia.

A parte de definir tus metas de forma inteligente, a continuación tienes una serie de pautas para asegurarte que las alcanzas de forma efectiva:

  • Escríbelas. En tu memoria, tus objetivos profesionales (especialmente los de largo plazo) pueden acabar siendo confusos o poco claros. Por el contrario, la palabra escrita no cambia nunca. Escribe tus metas y mantenlas accesibles para que puedas refrescar tu memoria si lo consideras necesario.
  • Visualízalas. Crea un collage o un póster motivacional y cuélgalo en la pared delante de tu espacio de trabajo. Esto te ayudará a acordarte de tus prioridades en todo momento.
  • Compártelas con los demás. Para no perder tu objetivo. La gente que tenga conocimiento de tus metas profesionales te ayudará a seguir motivado, ya que también te va a recordar lo que quieres conseguir con ellas.
  • Empieza por lo pequeño. Plantearte grandes objetivos profesionales puede ser intimidatorio cuando no tienes una idea clara de cómo empezar. Así pues, divide tus metas en pequeños pasos, empezando con algo simple que puedas alcanzar rápidamente, el mismo día.
  • Responde al ”que viene después”. ¿Qué va a pasar cuando alcances tus objetivos profesionales? ¿Qué va a pasar cuando ganes 1 millón de dólares al año o trabajes 4 días a la semana? ¿Qué viene DESPUÉS de esto? Tiene que haber algo más grande y más significativo que el objetivo en sí mismo, que viene a ser la motivación real que te permita seguir adelante.

30 ejemplos de metas profesionales (+ ideas de los primeros pasos que puedes dar hoy)

Ahora que ya sabes qué son los objetivos profesionales y cómo establecerlos, el próximo paso está claro – tienes que definir los tuyos.

Quizás ya tengas muy claro lo que quieres. De lo contrario, aquí tienes 30 ejemplos de objetivos profesionales – a corto y largo plazo – que puedes usar como inspiración. Al final de cada ejemplo hemos añadido una idea del primer paso que puedes dar para alcanzar tu objetivo.

Objetivos profesionales a corto plazo

Como hemos dicho, vamos a asumir que las metas laborales a corto plazo son objetivos profesionales que puedes alcanzar en el período de un año o incluso antes. Con esto en mente, aquí tienes 15 objetivos a corto plazo que puedes definir ahora mismo:

1. Aprende una nueva habilidad

¿Qué habilidad haría tu vida laboral más sencilla o te haría más eficiente en tu trabajo? Esta habilidad puede ser cualquier cosa, desde diseño o producción de video a lectura rápida o hacer brainstorming.

Empieza ahora: registra una cuenta gratis en Skillshare o Udemy, encuentra una clase en la que se enseñe la habilidad que quieres aprender i mira el primer video.

2. Aprende una técnica nueva

Al igual que aprender una nueva habilidad, saber cómo usar ciertas herramientas también puede hacerte más productivo en tu trabajo y más competitivo en el mercado laboral. Aprende a dominar el programa de contabilidad que usa tu empresa o estudia cómo usar TikTok para tus negocios.

Empieza ahora: regístrate y elige tu nueva técnica.

3. Aprende un nuevo idioma

Saber un nuevo idioma puede ayudarte a abrir nuevos mercados para tu negocio. ¿Una forma rápida de aprender uno? En una charla de TED, una chica que habla con fluidez ocho (!) idiomas sugiere ver tu programa de televisión favorito en el idioma que quieras aprender. “Al principio, todo es un galimatías. [Pero] después de la segunda o tercera temporada, el diálogo comienza a tener sentido”.

Empieza ahora: encuentra tu programa de TV favorito en el idioma que quieres aprender y mira el primer episodio.

4. Aprende a hablar en público

Hablar en público… la frase crea ansiedad a un 77% de la población. ¿Sabías que hablar en público es la fobia más común por delante de la muerte, las arañas o las alturas? Lo creas o no, esta es una habilidad muy valiosa por la que vale la pena esforzarse en aprender.

Empieza ahora: ofrécete para dirigir una presentación sobre algún tema relacionado con el trabajo del que puedas hablar delante de tus compañeros.

5. Mejora tus habilidades de networking

Saber cómo relacionarse en un entorno laboral (networking en inglés) es un tema que causa tanta o más inquietud que el hecho de hablar en público. ¿Iniciar una conversación con alguien que no conoces te pone nervioso? Bienvenido al club! Y aun así, el 80% de los profesionales considera el hecho de saber cómo relacionarse una habilidad importante para el éxito profesional.

Empieza ahora: participa en un chat de Clubhouse y haz preguntas a los oradores, o entabla una conversación con un compañero que no conozcas mucho durante el próximo descanso en tu trabajo.

6. Aumenta la productividad

¿Te sientes productivo en tu trabajo o siempre sales pensando en que habrías podido hacer más? Si es así, este podría ser uno de los objetivos de trabajo a tener en cuenta.

Empieza ahora: empieza a medir tu productividad – instala una aplicación de seguimiento de productividad como DeskTime en tu ordenador y empieza a medir tu tiempo de trabajo.

7. Vuélvete más eficiente

Ser eficiente significa invertir tu tiempo en las cosas importantes y no perderlo en aquellas que te distraen de tus tareas. ¿Eres eficiente en el trabajo o te quedas atrapado en el vórtice de las redes sociales? Si es así, ser más efectivo podría ser tu meta laboral… y quizás también personal.

Empieza ahora: identifica aquello que te roba más tiempo y disminuye tu eficiencia laboral – prueba DeskTime para este propósito.

8. Consigue un KPI

Todos tenemos ciertos KPIs (indicadores clave de rendimiento) que nos permiten entender si logramos nuestros objetivos de trabajo. Estos pueden ser ciertos resultados de ventas, índice de satisfacción del cliente si trabajas en atención al cliente, o también otros objetivos específicos de tu posición laboral.

Empieza ahora: divide el KPI en los diferentes pasos que hay que tomar para alcanzarlo. Serán más fáciles de conseguir cuando tengas los pasos sumamente claros.

9. Consigue un trabajo en la empresa de tus sueños

La vida es demasiado corta para perderla trabajando en una empresa que no te gusta o con la que no compartes valores similares. Después de todo, si nos pasamos como mínimo 8 horas del día en el trabajo, más vale que sea un sitio dónde queremos estar.

Empieza ahora: sigue o conecta con el/la responsable de RH de la empresa en Linkedin y hazles saber que estás interesado.

10. Obtén experiencia práctica en tu campo

Si acabas de salir de la universidad o te encuentras entre dos carreras, obtener experiencia práctica en la profesión que hayas elegido es un primer paso crucial. Quizás tengas que sacrificar tus expectativas salariales o incluso estar preparado para hacer un interinaje sin cobrar, pero recuerda que es por tu futuro.

Empieza ahora: enumera cinco empresas que admires en las que te gustaría trabajar, incluso aunque no pudieran pagarte.

11. Hazte un sitio web personal

Hoy en día los sitios web personales reemplazan las tarjetas de negocio, así que si trabajas como autónomo o tienes una marca personal, olvídate de ellas. La buena notícia es que diseñar un sitio web se ha convertido en algo fácil y accesible para todo el mundo, incluso sin tener conocimientos de programación.

Empieza ahora: crea una cuenta en uno de los editores web más populares como WordPress o Mozello, entre otros.

12. Cambia a una jornada laboral de 4 días

Un horario laboral de 4 días puede parecer imposible al principio, especialmente si sientes que te faltan horas de trabajo. A decir verdad – todo se traduce en establecer prioridades y saber cómo delegar. Atrévete y opta por cambiar a una jornada laboral de 4 días como tu objetivo profesional.

Empieza ahora: haz una lista de las tareas diarias que puedes delegar a otro compañero ahora mismo.

13. Aumenta la conciliación con tu vida laboral

La jornada laboral de 4 días podría ser una forma de aumentar la conciliación con tu vida laboral, pero no es la única. Si haces horas extra constantemente tienes que saber que, después de todo, no acaba siendo tan productivo. Este es el momento de establecer una conciliación con tu vida laboral como meta profesional.

Empieza ahora: Planea algo que hacer cada día después del trabajo que no puedas cancelar y te fuerze a no hacer horas extra. Por ejemplo: queda con un amigo, inscríbete a una clase de fitness, etc.

14. Hazte mentor

Un mentor es alguien que enseña o da consejos a los menos experimentados (normalmente a una persona más joven), sea el hijo de tu vecino o un nuevo compañero de trabajo. Es una forma de contribuir a tu comunidad y descubrir nuevas perspectivas profesionales para ti mismo.

Empieza ahora: informa a la gente que estás abierto a hacer de mentor para quien lo necesite. Por ejemplo, publica un post en tus redes sociales o envía un email a la universidad local que enseñe tu profesión.

15. Hazte profesor

En vez de hacer de mentor quizás prefieras enseñar tu habilidad a varias personas a la vez. Hay varias formas de hacerlo – enseña a estudiantes en la universidad, ofrece talleres de trabajo, o haz clases online que la gente pueda ver cuando quiera.

Empieza ahora: crea una cuenta en Fiverr y empieza a ofrecer clases privadas en tu campo de experiencia.

Objetivos profesionales a largo plazo

Los objetivos profesionales que necesitan más de un año para llevar a cabo los consideraremos metas a largo plazo. Aun así, esto no significa que no puedas alcanzarlas más rápido.

Hay gente que solo necesita un mes para conseguir una promoción o medio año para lanzar su propio negocio. Si este eres tú, felicidades! Marca este objetivo como logrado y define otro nuevo a alcanzar.

Para el resto, aquí siguen 15 ejemplos de objetivos profesionales a largo plazo en los que prosperar:

1. Obtén un nuevo título

Un título profesional – un grado o licenciatura – normalmente requiere un año para completar. Y recuerda que nadie es demasiado viejo para plantearse este objetivo, tanto si estás en tus 30 o en tus 60. Si quieres aprender una nueva profesión o simplemente adquirir un nuevo conocimiento, hazlo!

Empieza ahora: ve al sitio web de tu universidad, busca programas y fechas de inscripción.

2. Empieza tu propio negocio

¿Estás cansado de trabajar para otros? Entonces es el momento de considerar abrir tu negocio y ser tu propio jefe. Una forma de tener una idea de negocio es prestar atención a las cosas que te molestan y se puedan mejorar. ¡Quizás tú podrías ser la persona indicada para hacerlo!

Empieza ahora: escribe las cosas que te molestan y piensa ideas sobre cómo solucionarlas – ¡la primera idea que te venga a la mente servirá!

3. Deja de trabajar de 9 a 5 

Hay muchas maneras de dejar de trabajar de 9 a 5 – iniciar tu propio negocio, trabajar por cuenta propia, acordar con tu jefe un horario de trabajo flexible, etc. Considera tus opciones y sigue adelante desde allí.

Empieza ahora: identifica lo que tiene que suceder para dejar de trabajar de 9 a 5. Esto podría ser hablar con tu jefe, renunciar a tu trabajo o informar a los clientes sobre las nuevas horas de trabajo.

4. Consigue una promoción

Una promoción puede significar muchas cosas – un salario más alto, un estatus más alto, más poder para influir en tu empresa, y otras cosas. Incluso si has empezado una nueva posición en una nueva empresa, aún puedes establecer un ascenso como tu próximo objetivo profesional.

Empieza ahora: habla con tu jefe (o escríbele un correo electrónico) y hazle saber que estás abierto a nuevas responsabilidades fuera de tu puesto actual.

5. Obtener un aumento de sueldo

Tal vez ni siquiera te importa tu puesto y todo lo que quieres es un aumento de sueldo. Este es probablemente uno de los objetivos profesionales más populares, porque quién no quiere ganar más, ¿verdad?

Empieza ahora: comienza a documentar tus éxitos laborales, de modo que tengas una lista de razones por las que mereces ese aumento.

6. Cambia tu carrera

Si trabajas en un puesto que sientes que no es lo tuyo y vives esperando los fines de semana, comienza a planificar tu cambio de carrera ahora mismo. Hay muchas personas que han pasado con éxito de ser abogados a diseñadores de moda o de ser especialistas en marketing a chefs. ¿A qué estás esperando?

Empieza ahora: escribe las cosas que te gustaría hacer, incluso si nadie te pagara – esa será tu verdadera vocación. Luego, empareja las profesiones donde estas cosas serían valoradas.

7. Conviértete en un líder de opinión

Los líderes de opinión son personas que influyen en las opiniones y acciones de otras personas con sus pensamientos. Seth Godin, Greta Thunberg, Elon Musk – todos son líderes de opinión en temas específicos. Y cuando hablan, la gente se detiene a escucharlos.

Empieza ahora: comienza a expresar públicamente tus pensamientos sobre temas profesionales – compártelos en las redes sociales, escribe un blog, etc.

8. Consolida un seguimiento en las redes sociales

Aumentar el número de seguidores en tus redes sociales puede ser el primer paso para convertirse en un líder intelectual, pero también una forma de promocionarte a tí mismo, a tu empresa y a los productos y servicios que ofrece. El crecimiento orgánico de los seguidores es un proceso largo pero que proporciona un gran valor.

Empieza ahora: únete a una conversación (por ejemplo, twittea una respuesta, escribe un comentario debajo de una publicación) para atraer la atención de las personas que te gustaría que fueran tus seguidores.

9. Desarrolla una sólida red de contactos

Una sólida red de contactos profesionales es crucial cuando se construye y hace crecer un negocio, o cuando se piensa en un cambio de carrera. En otras palabras, vale la pena superar tu timidez y empezar a hacer networking.

Empieza ahora: define a las personas de tu industria que te gustaría incluir en tu red. Luego piensa en formas de conocerlas – ¿asistir a un evento de la industria? ¿Pedirle a alguien que te las presente?

10. Gana un premio en tu industria

De alguna forma, ganar un premio le da a una persona o a una empresa mayor credibilidad. Pero para tí, eso significaría que tu trabajo está siendo reconocido y valorado en tu industria, lo que te daría mayor confianza.

Empieza ahora: decídete por un premio y observa cuáles son los criterios de nominación. Tendrás una mejor idea de lo que necesitas lograr.

11. Conviértete en uno de 40 de menos de 40

O de 30 de menos de 30. O de 60 de menos de 60 – entendiste la idea. Estar incluido en una lista de este tipo por parte de un medio conocido es un honor y aumenta tu reputación.

Empieza ahora: identifica en qué lista xx debajo de xx te gustaría estar y echa un vistazo a los criterios. Después, averigua cómo funcionan las nominaciones y comienza a pensar en quién podría nominarte.

12. Escribe un libro

Imagina poder escribir “autor publicado” en tu biografía de Twitter o en tu CV. ¿Quién no quiere eso, verdad? Si tienes conocimientos únicos y lecciones para compartir, escribir un libro podría ser tu objetivo profesional.

Empieza ahora: ¿conoces a alguien que haya escrito un libro? Invítale a tomar un café (física o virtualmente) y hazle todas las preguntas sobre el proceso de escribir.

13. Lanza un podcast

¿Eres un fanático de los podcasts y siempre has soñado con lanzar uno propio? ¿O tal vez crees que todos tus competidores están haciendo podcasts y que tu negocio también se beneficiaría de uno? Deja de posponer este pensamiento y conviértelo en tu meta laboral del año.

Empieza ahora: escucha tu podcast favorito y anota las cosas que te gustan (por ejemplo, el tipo de preguntas o introducciones que hace el presentador, los formatos que funcionan bien, etc.)

14. Haz una conferencia

Hablar en una conferencia tiene muchos beneficios, desde la oportunidad de compartir lo que has aprendido y promocionar tu negocio, hasta obtener una insignia que te permita conocer gente en el backstage y participar en eventos a las que los asistentes habituales no pueden atender.

Empieza ahora: busca nuevas conferencias en tu área de especialización y toma nota de las que tienen una convocatoria abierta para asistir como orador.

15. Créate un plan de jubilación

Un plan de jubilación es una línea de tiempo que te muestra de dónde provendrán tus ingresos después de la jubilación. Al igual que nunca es demasiado tarde para estudiar y aspirar a un nuevo título, nunca es demasiado pronto para comenzar a planificar los ingresos de tu jubilación.

Empieza ahora: comienza con tus objetivos – ¿cómo ves tu jubilación? ¿Qué te gustaría hacer, vivir en una casa de campo o viajar por el mundo? Luego, calcula cuánto dinero al mes necesitarías para mantener ese estilo de vida.

Un último apunte sobre los objetivos profesionales

Espero que después de haber leído este artículo tengas más claro cuáles deben ser tus metas de desarrollo profesional.

Lo importante – puedes (y debes) tener más de un objetivo profesional a la vez. Eso te dará más flexibilidad y algo en lo que continuar trabajando si necesitas posponer otro objetivo por un tiempo. Por lo tanto, siéntete libre de mezclar objetivos profesionales a largo plazo y a corto plazo, creando un enfoque personalizado para prosperar en tu carrera profesional.

Buena suerte!

Did you find this article useful? Give it a clap!

0

Psst! You can clap more than once if you really loved it 🙂