30 consejos de etiqueta empresarial para todos los profesionales

Krista Krumina 13.05.2022
0

¿Qué papel juega el hecho de estar bien versado en la etiqueta empresarial para el éxito de tu carrera profesional?

Esta es la verdad:

A menudo, nuestro éxito profesional depende menos del talento y el genio intrínseco y más de las habilidades sociales, una fuerte inteligencia emocional y una gran comprensión de la etiqueta empresarial adecuada.

¿Quieres aprovechar al máximo tu tiempo?
¡Prueba DeskTime gratis!

Pruébelo gratis durante 14 días · No se requiere tarjeta de crédito.

Al registrarte, aceptas nuestros términos y política de privacidad.

start free trial

En el mundo laboral, personas de diversos orígenes culturales, religiosos y socioeconómicos dejan de lado sus diferencias para apoyar una única misión: el éxito de su organización. Y cuando se reúnen personas con diversos sistemas de creencias y puntos de vista, seguir ciertas reglas de cortesía ayuda a mover los engranajes y mantener las empresas funcionando sin problemas.

¿Qué es exactamente una buena etiqueta empresarial?

”La etiqueta empresarial no es solo saber de qué hablar durante una cena de negocios o cómo dirigirse a los colegas. Es una forma de presentarte de tal manera que serás tomado/a en serio […], y hacer posible que los demás se sientan cómodos a tu alrededor”.

Fuente

En términos generales, comportarse profesionalmente significa no solo presentarse con confianza, sino también tener en cuenta los sentimientos y actitudes de los demás. 

Aquí van 30 consejos de etiqueta empresarial que cualquier profesional debería seguir:

1. Estudia la inteligencia emocional

Una de las habilidades de etiqueta empresarial más críticas implica comportarse con inteligencia emocional. Se refiere a la propia capacidad para dejar de lado tus propios sentimientos y ver las cosas desde la perspectiva de otras personas.

Un estudio reveló que después del entrenamiento en inteligencia emocional, los participantes mostraron un aumento significativo en la identificación de emociones, así como en su manejo. Eso significa que las personas pudieron controlar mejor sus emociones en situaciones tensas.

Piénsalo:

Los gerentes y compañeros de trabajo que gritan y regañan a los demás cuando están bajo presión crean un ambiente de trabajo hostil. Por el contrario, mantener la cabeza fría cuando se enfrentan a desafíos comerciales, tratar de cumplir con plazos estrictos o tratar con clientes difíciles conduce al éxito.

2. Vístete para tu papel

En muchas profesiones, la vestimenta en el lugar de trabajo se ha vuelto más informal, pero eso no significa necesariamente que llevar chancletas de la tienda de un dólar al trabajo sea una buena idea.

Recuerda que solo tienes una oportunidad para dar una buena primera impresión. Así que, a menos que quieras ser recordado siempre como esa chica o ese tipo con pantalones de chándal y chancletas baratas, usa algo más sofisticado.

Una buena etiqueta empresarial requiere que pienses un poco más en tu atuendo de trabajo; de esa manera, les mostrarás a tus empleados y colegas que respetas tu puesto y te preocupas por la imagen de la empresa. Y prestar atención a tu ropa de trabajo no significa usar traje y corbata todos los días, sino asegurarse de que tu vestimenta sea precisa: limpia, planchada y apropiada para el entorno de trabajo.

3. Llega a tiempo

Todos experimentamos momentos en los que quedamos atrapados detrás de un accidente en la autopista, pero la puntualidad sigue siendo una cuestión de elección la mayor parte del tiempo.

business etiquette tips be on time

Hacer esperar a otras personas porque no pudiste salir de casa a tiempo es simplemente de mala educación y una mala etiqueta empresarial. Básicamente, dices con tus acciones: “Mi tiempo es más valioso que el tuyo”, a aquellos a los que dejas esperando.

Además, dependiendo de tu industria, llegar tarde puede comprometer a tus compañeros de trabajo. Por ejemplo, los que trabajan por turnos y llegan tarde constantemente obligan a sus compañeros a trabajar horas extras. Una o dos veces es comprensible, pero la tardanza crónica te generará resentimiento.

4. Ten en cuenta tu lenguaje y tus formas

Piensa en la última vez que le hiciste un gran trabajo a alguien y lo aceptaron como algo natural sin ni siquiera agradecerte. Su omisión no te hizo sentir muy bien ni te motivó a ayudar de nuevo, ¿verdad?

La etiqueta empresarial adecuada exige el uso de las palabras “por favor” y “gracias”. No importa si le estás pidiendo a un miembro del personal que te devuelva la llamada a un cliente o que trabaje hasta tarde: expresa tales demandas como solicitudes educadas o tus colegas se sentirán ofendidos.

De hecho, si diriges un equipo, tómate esto en serio: el 80% de los empleados dicen que estarían dispuestos a trabajar más duro para un jefe agradecido, mientras que el 70% estaría más feliz en su trabajo si su jefe les agradeciera lo que hacen más a menudo.

5. Apaga el teléfono

Incluso si dejas tu teléfono en vibración, cualquier mensaje de texto o llamada entrante interrumpirá la línea de pensamiento de tus colegas si suena durante una reunión importante. Aprende a apagar el celular, a guardarlo en un cajón del escritorio o incluso dejarlo en tu automóvil si la tentación de twittear durante las conferencias resulta demasiado para ti.

En grupos lo suficientemente grandes es posible que puedas colar algunos textos debajo del escritorio como lo hacías en la escuela de secundaria. Pero entonces no estás exactamente prestando toda tu atención al negocio en cuestión.

Dicho esto, usar una aplicación para tomar notas durante una reunión no es una mala idea y no infringe ninguna regla de etiqueta empresarial; solo asegúrate de que tu teléfono esté en silencio.

6. Aprende la etiqueta del almuerzo empresarial

Si se aproxima una comida o cena de negocios importante, es recomendable que comas unas almendras y frutos secos, u otro snack saludable antes de salir. No querrás que tu estómago vacío robe la atención y te haga pensar más en la comida que en los negocios.

business lunch

Otras reglas de etiqueta empresarial para las comidas de negocios incluyen vestirse apropiadamente para el lugar de la cena y llegar a tiempo. Luego, cuando sea el momento de pedir, evita el alcohol y no pidas más de una bebida. Quieres estar sobrio al hacer promesas y acuerdos comerciales.

Una buena etiqueta empresarial también sugiere que cuando pidas tu comida, esperes hasta que tu anfitrión pida y sigas su ejemplo. Esto no significa pedir exactamente lo mismo, pero es posible que desees pasar del filete de $40 si piden un plato de pollo de $20.

7. Respeta el tiempo de las otras personas

Cuando tu agenda está repleta de fechas límite, ¿cómo reaccionas cuando “ese” colega insiste en hacer una larga lista de preguntas al final de la reunión? Especialmente si esas preguntas pudieran responderse fácilmente por correo electrónico o de forma individual.

O, ¿cómo te sientes cuando tienes una gran idea para compartir pero no puedes decir una palabra porque un compañero de trabajo insiste en dominar la discusión?

Hay una gran diferencia entre pedir una aclaración de un punto mal entendido y tomar como rehenes a otros miembros del personal, mientras le pides a un presentador que repita la mitad de lo que ya ha dicho. En general, la etiqueta empresarial adecuada para las reuniones de negocios es: si termina antes de que tengas la oportunidad de compartir una propuesta brillante, pide hablar con tu supervisor en privado o envía un correo electrónico para crear una correspondencia.

Además, recuerda que hacer mejores amigos en el lugar de trabajo es genial, pero estás en el trabajo para realizar las tareas necesarias, no para jugar a la mariposa social. Está bien intercambiar comentarios y bromas ocasionales (apropiadas), pero no te quedes en la puerta de la oficina de alguien parloteando cuando está claro que quiere ponerse manos a la obra.

8. Aprende a recordar nombres

Una de las partes más importantes de la etiqueta empresarial es saber cómo saludar a las personas correctamente. La mayoría de las personas entienden la importancia de las primeras impresiones y un firme apretón de manos, pero recordar nombres también es importante.

Aquí hay algunos trucos reales y probados para recordar los nombres de las personas:

  • Crea una imagen mental que te ayude a recordar su nombre; por ejemplo, si alguien se llama Sra. Duckworth, podrías imaginarte un pato real con un sombrero del billete de un dólar.
  • Repite el nombre de la persona varias veces a lo largo de tu presentación. La repetición te ayuda a ponerle un nombre a una cara y hacer que se te pegue.
  • Si estás intercambiando tarjetas de presentación inmediatamente después de reunirte con alguien, anota algunas notas sobre su apariencia en el reverso como si fuera una hoja de trucos.

9. Practica la escucha activa

Ya sea hablando con tu jefe, un cliente o un subordinado, practica técnicas de escucha activa para ganarte a la gente. Porque no importa quién esté de pie frente a ti, todos quieren sentirse escuchados, especialmente cuando hablan de cosas que les apasionan o les preocupan. Entonces, si puedes dominar esta etiqueta empresarial, estás listo para el éxito.

active listening business etiquette

¿Qué significa la escucha activa?

Implica prestar atención al orador y hacer preguntas aclaratorias o usar declaraciones reflexivas para demostrar que comprendes lo que está diciendo. Asentir con la cabeza y mantener el contacto visual también ayuda; de esa manera, le estás mostrando a la gente que la escuchas.

10. Sé como Suiza con los cotilleos

Un estudio reciente indicó que la mayoría de los cotilleos (tres cuartas partes) no son de naturaleza negativa, sino más bien charlas neutrales sobre eventos actuales.

Por ejemplo, intercambiar bromas ocasionales para romper el hielo, como: “Oye, ¿escuchaste que Barb en contabilidad tuvo una niña anoche?” no hace daño. De hecho, en realidad puede suavizar las relaciones entre oficinas.

Sin embargo, evita los cotilleos negativos: eso es una gran falta de etiqueta empresarial. Incluso si no crees que el karma te alcanzará eventualmente, regodearse de cómo Mike en marketing fue despedido por beber en el trabajo es una torpeza. Mantén las interacciones en la oficina de forma positiva y disfruta de tu tiempo.

11. Demuestra empatía

Incluso las personas que parecen estar mejor adaptadas a veces pueden encontrar momentos difíciles que afectan su productividad y comportamiento en el trabajo. Entonces, antes de criticar a alguien por cometer un error o no cumplir con una fecha límite, así como avergonzar a alguien por un comportamiento inapropiado en la oficina, la buena etiqueta empresarial significa tratar de ponerse primero en su lugar.

Simplemente preguntar qué está pasando y ofrecerte a ayudar puede ser de gran ayuda. Esto no significa que debas convertirte en el psiquiatra de la oficina, pero es mucho más fácil entender por qué alguien cuelga los teléfonos o toma múltiples descansos para fumar si sabes que está pasando por una ruptura o lidiando con el estrés.

12. Mantén una actitud positiva

Tal vez sentiste que tu último examen de rendimiento laboral fue injusto, pero no puedes cambiar tus puntuaciones. Todo lo que puedes hacer es controlar tu reacción a las noticias negativas e intentar esforzarte más en el futuro.

positive attitude at work

Piénsalo:

¿Es más efectivo salir furioso y hacer pucheros?, o es más beneficioso preguntar con calma: “¿Cómo sugieres que mejore?”

Cuando los plazos se vuelven ajustados y los ánimos se disparan, ser conocido como sensato obtiene puntos importantes para la promoción. Además, ¿quién quiere una reputación de ser “el que se estresa” en el lugar de trabajo?

13. Atiende los problemas con soluciones

Suspiro. La fotocopiadora volvió a fallar y el presupuesto carece de margen de maniobra para comprar una nueva.

Es hora de salir corriendo e irse a casa hasta que tu jefe pueda permitirse arreglarlo, ¿verdad? Lo es si lo que quieres es una solución fácil y rápida.

Por el contrario, una de las mejores formas de ganar un ascenso y demostrar una buena etiqueta empresarial es ver un problema y proponer una forma de solucionarlo. ¿Tal vez tu oficina podría utilizar almacenamiento en la nube en lugar de archivos en papel para mejorar la colaboración, y de paso sin cortar árboles? Tu jefe apreciará tus habilidades para resolver problemas, así como el dinero ahorrado en papel.

Sin mencionar que las habilidades para resolver problemas son una de las habilidades más solicitadas en los anuncios de trabajo. Por lo tanto, aprende a dominar esta habilidad de etiqueta empresarial y será mucho más fácil para ti ascender en tu carrera profesional.

14. Admite tus errores

A pocos de nosotros nos gusta admitir el “Cometí un error”. Sin embargo, los principales líderes empresariales nos dicen que todos los errores crean oportunidades de aprendizaje y crecimiento, pero solo si te haces cargo de lo que salió mal.

Cuando te das cuenta de que te equivocaste, es natural entrar en pánico. En lugar de reaccionar instantáneamente, deténte y respira profundamente (o varias veces). Luego, comienza a pensar en posibles soluciones.

Por ejemplo, si te das cuenta de que por error hiciste una oferta inferior a la de un proyecto importante, ¿cómo puedes rectificar el error sin molestar al cliente haciéndole pagar tarifas adicionales? Si bien es posible que debas ofrecerle un descuento por las molestias, ¿puedes encontrar una manera de ayudar al cliente a ver el valor adicional que recibe?

Siempre que sea posible, trata de corregir los errores por tu cuenta. Sin embargo, permanece abierto a las sugerencias de los demás. Es posible que un colega haya cometido un error similar en el pasado y pueda ofrecerte información valiosa. 

15. Adopta el aprendizaje permanente

No necesitas inscribirte en una escuela de posgrado para salir adelante en la vida, pero la tecnología cambia a la velocidad de la luz, lo que significa que las industrias necesitan constantemente desarrollar las habilidades de su fuerza laboral.

Los jefes o gerentes pueden inspirar el aprendizaje al ofrecer bonificaciones a los empleados que reciben formación continua, así como proporcionar literatura empresarial gratuita a los empleados para leer; desde libros hasta revistas de la industria.

never stop learning

Mientras tanto, como empleado, mantente abierto a los nuevos conocimientos que se te presenten y aprovecha los seminarios web gratuitos y las reuniones con personas de la industria para estar a la última.

16. Date cuenta de que nadie lo sabe todo

Puede que seas un genio, pero independientemente de tu inteligencia innata, nadie lo sabe todo; especialmente en una sociedad basada en la información que cambia rápidamente. Una de las reglas importantes de la etiqueta empresarial es: escuchar las sugerencias de los demás y buscar formas de colaborar activamente. Tus compañeros de trabajo tienen una gran cantidad de conocimientos para compartir, así que aprovecha y haz crecer también tu propio valor.

Además, ten cuidado al interactuar con los demás. ¿Te encuentras dominando la conversación? Si es así, deja de hablar y escucha lo que otros tienen que decir; puedes aprender algo nuevo o al menos escuchar una opinión alternativa a la tuya.

Haz lo mismo en las reuniones: invita a todo el mundo a hablar, aunque solo sea por unos momentos. De esa manera, nadie se sentirá excluido de la conversación y, lo que es más importante, puedes salir de la sala de reuniones con más buenas ideas a tener en cuenta.

¡Sé inteligente con tu tiempo!

Usa DeskTime para administrar el tiempo y mantente siempre al tanto de las calificaciones de eficiencia de tu equipo.

APRENDE CÓMO

17. Aprende a aceptar críticas constructivas

A todos se nos ponen los pelos de punta cuando sentimos que estamos siendo criticados. Sin embargo, todas las críticas contienen al menos una pizca de verdad, y aprender a aceptar comentarios negativos es una habilidad de etiqueta empresarial crucial.

En lugar de considerar una valoración negativa como prueba de que tu jefe te odia, úsala como un punto de partida en el camino hacia la mejora. Cuando alguien te ofrezca una sugerencia, sé agradecido; después de todo, se tomaron el tiempo en su día para llevarte por el camino del éxito.

Cuando recibas una crítica negativa o incluso una sugerencia sobre cómo mejorar un determinado proceso, resiste la tentación de responder de inmediato. En su lugar, mantén una conducta neutral y asiente con la cabeza para mostrar que estás escuchando y absorbiendo el mensaje.

Luego, tómate un tiempo para analizar los comentarios y pregúntate: ¿puedo aprender algo de ellos? Si la retroalimentación ha sido constructiva, la respuesta será que sí. Entonces, dale las gracias a tu crítico y comienza a implementar las lecciones aprendidas.

18. Sé honesto

La honestidad en los asuntos del lugar de trabajo es fundamental, y romper esta regla de etiqueta empresarial puede causarte serios problemas. Entonces, a menos que estés 100% seguro de que la mentira que estás contando es blanca como el lirio (por ejemplo, decirle a un compañero de trabajo que te encanta su blusa cuando en realidad crees que es poco elegante para la oficina), di la verdad. Las mentiras tienen una forma de agravarse y pueden ser malas para el resultado final.

¿Decirle al jefe que estabas enfermo cuando tus redes sociales muestran que te estabas bronceando en la playa? Tales mentiras pueden costarte un trabajo. ¿Informar a tu gerente que casi has terminado con un proyecto que apenas has comenzado? Corres el riesgo de perder la confianza de tu equipo y de tu jefe. Por lo tanto, a menos que te guste pasar toda la noche en la oficina, sé honesto sobre el hecho de necesitar más tiempo.

19. Recuerda qué mantener confidencial

Así como compartir cotilleos negativos es malo, revelar cierta información en el lugar de trabajo puede descarrilar las aspiraciones profesionales y se considera una mala etiqueta empresarial.

stay confidential work etiquette

Por ejemplo, no les pidas a tus colegas que revelen su salario y no discutas lo que descubriste con otros; eso no es de tu incumbencia y es considerado de baja etiqueta empresarial.

Lo mismo se refiere a otra información personal. Respeta la confidencialidad de tus compañeros de trabajo: si Sally del departamento de ventas te dice que está embarazada, evita la tentación de difundir la buena noticia hasta que ella lo haga primero.

O, si alguien te confía sus dificultades, guárdate esa información. A menos que tales problemas puedan comprometer la seguridad en el lugar de trabajo (por ejemplo, si un colega que opera maquinaria pesada confiesa que bebió en el trabajo), no lo compartas.

20. Sigue el manual

¿Ir a escondidas al baño 20 veces al día para enviar mensajes de texto debido a una política de no usar teléfonos celulares? En lugar de buscar formas engañosas de eludir las reglas del manual del empleado, comenta con tu supervisor aquellas que consideres injustas. Por ejemplo, puedes proponer permitir que los teléfonos celulares vibren para que los miembros de tu familia puedan comunicarse contigo en caso de emergencia.

Cuando intentes provocar un cambio en la política, verifica tus motivaciones. Asegúrate de que tus sugerencias realmente provengan de un deseo de mejorar la moral, el procedimiento o ambos, y programa bien la conversación: si prefieres recibir críticas en privado, muéstrale a tu jefe el mismo respeto evitando quejarte con tus compañeros de trabajo. Programa un momento en el que las cosas vayan bien para abordar la conversación.

21. Usa el sentido común en situaciones de oficina abierta

Las ames o las odies, las oficinas abiertas se han convertido en una tendencia que probablemente no va a desaparecer pronto. Si trabajas en un entorno de este tipo, utiliza la cortesía común.

Sé consciente del volumen de tu voz. Si tienes una discapacidad auditiva (¡el 15 % de los adultos la tienen!), la etiqueta empresarial adecuada sería usar una sala insonorizada para hacer llamadas o ir a una sala de reuniones para discutir algo con un colega. Puedes pensar que estás hablando en voz baja, cuando en realidad, tus compañeros de trabajo en el otro lado de la habitación pueden escucharte claramente.

behave in open office

Además, ten en cuenta que hay pocas expectativas razonables de privacidad en tales entornos; un aspecto de las oficinas abiertas que los críticos señalan a menudo. Dicho esto, mantén conversaciones personales con otras personas y niños a través de mensajes de texto, si es posible, o sal fuera para hacer una llamada rápida. E incluso si trabajas en un entorno en el que se pasan por alto las maldiciones, evitas soltar blasfemias o levantar la voz cuando estés molesto.

22. Pregunta cuando dudes

Puedes evitar muchos errores en el lugar de trabajo pidiendo aclaraciones cuando sea necesario. ¿No estás seguro de cómo operar la fotocopiadora de tamaño industrial? Pregúntalo. ¿No estás seguro de lo detallado que debe ser un determinado informe? Sabes qué hacer.

No hacer las preguntas apropiadas puede conducir a errores costosos. Por ejemplo, si estás elaborando un contrato importante y no estás seguro de si el lenguaje que estás utilizando es correcto, esto crea un riesgo para el negocio. Los términos poco claros pueden hacer que los contratos sean anulables según la ley; una situación que, en las grandes industrias, puede crear un efecto dominó que impacte a las entidades externas y genere una mala reputación para tu empresa.

Tomarse el tiempo para pedirle a un colega o supervisor que revise tu trabajo puede ayudar a tu organización a mantener relaciones positivas y cobrar el beneficio completo de todas las obligaciones contractuales.

23. Deja el drama para la televisión

Cuando llegas unos minutos tarde, ¿llegas a la oficina como un toro que atraviesa una tienda de porcelana, maldiciendo una tormenta sobre el tráfico y lamentándote de la forma en que es imposible acertar con tu delineador las primeras cinco veces? Si es así, estás distrayendo a tus compañeros de trabajo por asuntos que no les conciernen en lo más mínimo.

Lo mismo ocurre si eres del tipo que vuela por la oficina con pánico frenético cuando se acerca una fecha límite importante en lugar de trabajar con calma para cumplir con el cronograma. Tu energía negativa y frenética se contagia a todos con los que te encuentras y hace que tus compañeros de trabajo se sientan estresados, incluso si no corren peligro de fracasar. Cuando las personas se sienten estresadas, su productividad decae.

Así pues, mantén esta etiqueta empresarial cerca de tu corazón y deja el drama en la pantalla del televisor de tu casa. Cuando entres en la oficina, hazlo con una sonrisa, incluso si tu viaje matutino te dejó agotado. La sonrisa no solo mejorará instantáneamente tu estado de ánimo, sino que también evitarás que tus sentimientos negativos se contagien a otros. Cuando todo el mundo se siente más positivo, la productividad se dispara.

24. Practica un firme apretón de manos

En el mundo de los negocios, dar la mano es de rigor. La clave es hacerlo correctamente.

Si tienes un agarre naturalmente fuerte, asegúrate de no crujir la mano de la persona que estés saludando. No siempre se puede saber desde el exterior si la otra persona tiene artritis, o incluso si no la tiene, un apretón demasiado fuerte puede doler.

Tampoco te vayas demasiado hacia el otro extremo del espectro para dar un apretón de manos flojo: la mejor manera de darse la mano es con firmeza mientras haces contacto visual. Y si la ansiedad te lleva a tener las palmas sudorosas, una buena etiqueta empresarial sería lavarse las manos o usar desinfectante para manos antes de hacer las presentaciones.

practice firm handshake

25. Controla tu lenguaje corporal

Tu lenguaje corporal grita mucho incluso cuando no dices ni una palabra. Sé consciente de los mensajes tácitos que envías en silencio.

Por ejemplo:

  • Apoyar la cabeza en una mesa o escritorio te hace ver aburrido, al igual que apoyar la cabeza en las manos y mirar hacia otro lado.
  • Los brazos cruzados sobre el pecho indican resistencia u hostilidad, especialmente si un colega o gerente está compartiendo un nuevo procedimiento que no te gusta.
  • Las cejas levantadas pueden indicar curiosidad, pero también incredulidad. Trata de emparejar con una leve sonrisa para evitar parecer escéptico.
  • Los hombros encorvados indican estrés y tensión. Si bien no es ofensivo, verse encorvado todo el tiempo puede generar dudas sobre tu capacidad para hacer tu trabajo.
  • Inquietud indica nerviosismo. Retorcerse el cabello constantemente o morderse las uñas proyecta inseguridad, no confianza.

26. Recuerda que los colegas tienen vida fuera del trabajo

¿Trabajar en una posición de lideraje? Recuerda, un verdadero líder se arremanga y trabaja con su equipo durante los momentos cruciales.

¿Esperas que el equipo se quede hasta tarde cuando se acerque una fecha límite importante? Deja que tu equipo vea que tu también te quedas. Escabullirse para hacer lo tuyo mientras exiges a tus subordinados que trabajen horas extra genera resentimiento y destruye la moral.

¿Qué sucede cuando un colega o subordinado experimenta dificultades fuera del lugar de trabajo? Si recientemente has vuelto de un permiso de un mes por duelo familiar pero esperas que los empleados traigan un certificado de defunción para recibir un día libre no remunerado y poder asistir a un funeral, espera resentimiento.

Sí, has trabajado duro para llegar a donde estás hoy. Sin embargo, eso no niega el hecho de que todos, desde el conserje en adelante, tienen necesidades humanas básicas que merecen respeto, y cuando sus empleadores ignoran esas necesidades, la productividad decae.

27. Aprende las reglas de etiqueta de correo electrónico para empresas

¿Te vas de vacaciones? ¡Qué suerte la tuya! Recuerda, es posible que otros no conozcan tus planes, especialmente si trabajas con un equipo grande. Configura respuestas automáticas fuera de la oficina para que la gente sepa por qué no estás respondiendo y cambia tu correo de voz para indicar que estás ausente y así saber si se te puede contactar por medios alternativos, como mensajes de texto.

email etiquette

Recuerda, es imposible escuchar la entonación por mensaje de texto o correo electrónico, así que ten cuidado con la forma en que expresas las cosas. Y si no deseas que tu correspondencia aparezca como la de un adolescente cubierta de emojis, es apropiado usar una carita sonriente de forma ocasional para mostrar una broma o una frivolidad. 

28. Revisa toda la correspondencia

Justo o injusto, pocas cosas te etiquetan más como incompetente que los correos electrónicos, memorandos y cartas repletas de errores gramaticales y ortográficos. Asegúrate de revisar toda la correspondencia antes de imprimir (salva un árbol) o presionar el botón de enviar: esa es la regla número uno de la etiqueta de correo electrónico para los negocios. Usa herramientas gratuitas como Grammarly para ayudar a detectar errores más fácilmente.

Piensa en la última vez que leíste un anuncio en línea lleno de errores tipográficos. ¿Cómo influyó eso en tu actitud hacia la compra de ese producto o servicio? Si eres como la mayoría de las personas, pusiste los ojos en blanco y decidiste comprar en otro lugar.

El hecho es que la ortografía y la gramática apropiadas cuentan, y la falta de convenciones adecuadas dan a los clientes la impresión de que tu producto será igualmente de mala calidad.

Además, en una sociedad internacional, la ortografía incorrecta y el uso de convenciones pueden generar errores en la traducción. No deseas pasar a la historia corporativa como el comercializador de KFC cuyo “bueno para chuparse los dedos” se tradujo como “comerse los dedos”, cuando la marca se lanzó en Beijing, China, allá por los años 80.

29. Maneja asuntos delicados en privado

Pocas cosas se ven menos profesionales que una gran pelea a gritos que todo el mundo puede oír. Incluso si un compañero de trabajo o un subordinado hace algo escandaloso, ofrece hablar con ellos en privado en lugar de ventilar sus quejas frente a los demás. Programa un momento privado para hablar y pide que asista un supervisor o un colega neutral si temes que las cosas se pueden poner demasiado calientes.

Lo mismo ocurre cuando necesitas corregir suavemente a un compañero de trabajo que se sabe que es volátil o que sospechas que está pasando por un momento difícil. Las puertas de vidrio de las oficinas no silencian todos los sonidos.

Si temes que una interacción se vuelva ruidosa, celebra la reunión en una parte más tranquila del edificio en lugar de tu oficina. Encuentra una sala de conferencias vacía. Incluso si la interacción no involucra emociones fuertes, ten en cuenta que el sonido puede viajar y toma todas las precauciones para mantener la privacidad.

30. Trata a los demás como te gustaría ser tratado

Finalmente, uno de los consejos de etiqueta empresarial más importantes consiste en seguir la regla de oro: trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti. Todos, desde el conserje hasta el director general, son seres humanos con sentimientos, emociones, necesidades y sueños propios. Respeta su humanidad tal como esperas que los demás respeten la tuya.

Digamos que necesitas poner a un empleado en un plan de mejora. Si tu propio supervisor hiciera lo mismo contigo, ¿cómo te gustaría que abordara tu caso? Si te gustaría que te tratara con calma y preocupación en lugar de amenazas, muestra la misma cortesía a quienes tu supervisas.

¿Te gustaría verte obligado a ir a trabajar en tus días libres para cubrir el turno de un empleado habitualmente ausente? Si no es así, no ignores las quejas de quienes vienen crónicamente en sus días libres a cubrir los turnos de los ausentes.

Antes de instituir nuevas políticas, ofrecer medidas disciplinarias, o tomar cualquier acción que afecte materialmente la vida de las personas con las que trabajas, considera cómo te afectarían dichas acciones si la situación fuera a la inversa. Si interpretarías una acción en particular como dura o arbitraria, reconsidera si los cursos de acción alternativos podrían respaldar el mismo propósito.

treat others well

Salir adelante con la etiqueta empresarial adecuada

Las investigaciones indican que la capacidad de trabajar bien con los demás y comportarse con inteligencia emocional es tan importante como el talento cuando se trata de tener éxito en el lugar de trabajo. Como recordatorio, ten en cuenta lo siguiente:

1: Las reglas de etiqueta empresarial existen por una buena razón

La etiqueta empresarial existe para poner aceite a los engranajes de las relaciones entre supervisores y subordinados; entre compañeros de trabajo y colegas, y entre representantes de la empresa, clientes y consumidores. Estas reglas existen para mantener las interacciones agradables, positivas y productivas.

2: Respetar a los demás resulta primordial

La mayoría de los errores de etiqueta empresarial pueden perdonarse y serán perdonados si operas desde una posición de respeto por aquellos con los que interactúas. Indica respeto usando cortesías estándar como decir por favor y gracias, escuchar cuando otros hablan y mantener tu tono y lenguaje corporal abiertos y neutrales.

3: Continúa aprendiendo, adquiriendo experiencia y mantente humilde

El mundo acelerado de hoy en día exige que los profesionales se mantengan al tanto de su ámbito empresarial mejorando profesionalmente de forma continuada. Los mejores líderes de la industria también admiten y aprenden de sus errores. Incluso aquellos que han alcanzado el nivel más alto de educación y el mayor éxito van más allá siendo humildes y dándose cuenta de que los demás también tienen mucho que aportar.

4: Al trabajo trae sol, no lluvia y drama

Pocas personas disfrutan trabajando con un exaltado volátil propenso a arrebatos. Ni a todos les gusta la charlatana Cathy de la oficina o la reina del drama. Sonríe, demuestra empatía hacia los demás y comparte cosas positivas sobre tu vida, pero deja el estrés y los sentimientos negativos en casa.

5: Por encima de todo, sigue la regla de oro

El consejo de etiqueta empresarial más importante que cualquier persona que espera tener éxito puede practicar es tratar a los demás como les gustaría ser tratados. Antes de abordar interacciones difíciles, da un paso atrás y pregúntate cómo te gustaría que la otra parte manejara las cosas si la situación fuera la inversa.

Hay una razón por la que los líderes de referencia como Dale Carnegie juran que las habilidades sociales son tan importantes como la inteligencia cuando se trata de convertirse en uno de los mejores en su oficio. Al seguir la etiqueta empresarial adecuada, puedes llevar tu carrera a nuevas alturas.

Did you find this article useful? Give it a clap!

0

Psst! You can clap more than once if you really loved it 🙂